Selva Carbajal, Gte de Comunicaciones Internas, General Motors

Selva Carbajal

Gerente de Comunicaciones Internas Sud América

 General Motors

 

El Día Internacional de la Mujer tanto a nivel personal como profesional, significa para mí la oportunidad de abrir conversaciones, de concientizar y hacer valer mi opinión, de hacer una diferencia desde mi lugar de líder de una empresa multinacional, para que se consolide el concepto de igualdad de oportunidades para las mujeres en todos los ámbitos de la vida.

El mayor logro fue y sigue siendo, poner el tema en la agenda de discusión de gobiernos, empresas privadas, organizaciones no gubernamentales, sistemas educativos y organizaciones internacionales. Porque no es un tema que se resuelve de una vez y para siempre. Como todo, las necesidades y expectativas de la mujeres van cambiando por los cambios culturales e históricos, no sólo de la mujer sino del resto de las personas que van haciendo su propia evolución y demandando su lugar en la sociedad. Es un tema de cambio y ajuste constante.

Empoderamiento femenino significa no tener ninguna limitación a mis derechos por el hecho de ser mujer.

Una mujer que no accede a la oportunidad de obtener educación, comienza un camino de desigualdad que será muy difícil de desandar.
No es casual que las sociedades donde más se vulneran los derechos de las mujeres, generalmente comienzan por privarlas del derecho a ser educadas. La educación despierta conciencias y una conciencia despierta, lucha por sus derechos.
Los líderes políticos y sociales, las organizaciones y personas públicas e incluso las empresas privadas, tienen la responsabilidad de crear entornos de igualdad e inclusión, donde el derecho de la mujer a la educación nunca sea puesto en duda.

Algo que he aprendido en la práctica es que para obtener resultados concretos, tenés que tomar medidas concretas. La concientización está bien, es el primer paso. Pero un gobierno o una empresa que se dice inclusiva, debe tomar medidas concretas que ayuden a cerrar la brecha de desigualdad.
Yo trabajo en una empresa que no sólo declama que las mujeres tienen las mismas oportunidades, trabaja activamente para que eso sea así, reforzando la política de diversidad con un lineamiento que asegura que en los procesos de selección debe haber 50% de candidatas mujeres.
Y no es fácil porque cuando se pasa a la acción aparecen la resistencia y los sesgos pero también una nueva oportunidad de concientizar, educar y transformar.
Hacer la diferencia requiere pasar de la narrativa a la acción y mostrar los resultados obtenidos.

Hay que mantener viva la conversación sobre igualdad de género más allá del 8 de marzo en nuestras comunidades, es importante apoyando iniciativas gubernamentales y sociales que reconozcan los derechos de la mujer. En el mundo corporativo, incluyendo este tema en nuestros objetivos y resultados. La igualdad de género debe ser parte de los resultados a lograr para la organización y para todos sus líderes. Y no porque sea lo correcto -que lo es, desde un punto de vista ético – sino también porque está más que comprobado que una fuerza de trabajo diversa es más innovadora y más competitiva.

ML ¿Cuáles son los principales obstáculos que enfrentan las mujeres en su camino hacia el empoderamiento en la sociedad actual?

Selva: Creo que no hay una respuesta generalizada a esa pregunta. Depende de qué sociedad estamos hablando. Hay sociedades muy evolucionadas en lo que a inclusión se refiere y otras donde las mujeres viven con sus derechos más básicos totalmente vulnerados, con desigualdades sistémicas generadas por la superposición del factor género con otros como raza, edad o clase social.
Siempre pienso que mientras haya una sola mujer en esas condiciones, no podemos hablar de igualdad y tenemos trabajo por hacer.

Mi mensaje para las jóvenes y para los jóvenes en general (porque esto es un tema de todas las personas) es que no acepten ninguna limitación basada en su género, que en cualquier lugar en el que se desenvuelvan personal o profesionalmente, ayuden a otras personas a entender que todos los seres humanos tienen derecho a las mismas oportunidades sin importar su género y que usen su poder para hacer de eso una realidad.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *