Aprender a gestionar las finanzas personales Mujer financiera es una fintech de educación financiera para mujeres de América Latina ya capacitó a más de 70.000 en más de 12 países en temas de presupuesto, ahorro e inversión.

En marzo dieron un curso en el que participaron más de 25 mil mujeres que consistió en aprender a gestionar las finanzas personales, armar un presupuesto personal y familiar, buenas prácticas para llevar las finanzas ordenadas y cómo empezar a ahorrar y transformarlo en un hábito de vida.

1 de cada 10

En la región solo 1 de cada 10 mujeres bancarizadas tiene ahorros. Con el objetivo de cambiar esta realidad a través de la educación financiera Sabrina Castelli, CEO y co-fundadora de Mujer Financiera explicó: “Queremos capacitar a las mujeres porque nuestros años de estudio sobre el tema y a partir de nuestra experiencia educando, hemos comprobado que cuando una mujer accede a educación financiera el 90% de ellas logra aumentar sus ahorros o hasta incluso ahorrar por primera vez en su vida, lo cual tiene un impacto directo en sus familias porque con ello puede invertir en educación, salud y alimentación, lo que resulta fundamental para romper con el círculo de la pobreza y generar igualdad de oportunidades”.

La realidad de las mujeres con el dinero tiene algunos datos: mil millones de mujeres en el mundo no tienen acceso a servicios financieros ni a educación financiera, y según el Banco Mundial, solo el 51% de las mujeres en Latinoamérica tiene acceso a una cuenta bancaria. Y solo 1 de cada 10 mujeres bancarizadas tiene ahorros en el sistema financiero.

Mientras tanto, en Argentina, según el Informe de Inclusión Financiera del BCRA, para junio de 2021, el 34% de las mujeres tenía acceso a créditos en entidades financieras, frente a casi 40% de los hombres.

“Y a pesar de que puede parecer un tema nuevo para nosotras, las mujeres sabemos cómo administrar eficientemente nuestra economía. De hecho, está comprobado que las mujeres somos muy buenas gestionando el dinero”, aclara Sabrina Castelli.

Ella y Mercedes de Bajeneta son las generadoras y dueñas de Mujer Financiera. Hace poco tiempo crearon una app llamada Felicity que colabora con este aprendizaje de las mujeres en finanzas. “En Felicity es posible llevar un registro de ingresos, gastos diarios y ahorros utilizando categorías para que cada mujer pueda descubrir cómo está utilizando su dinero y de esa manera, comenzar a llevar un presupuesto personalizado”, cuenta Castelli.

La app también ofrece un reporte mensual y semanal que se desprende de la información registrada durante el mes y se puede visualizar en un gráfico que muestra el porcentaje de los ingresos de la persona que se destinan a gastos fijos, variables y ahorro. A partir de esta información, se pueden tomar decisiones financieras que permitan una administración más óptima del dinero en meses futuros. Además cuenta con un módulo en el que se pueden registrar los consumos con tarjetas de crédito, visualizar los consumos por categorías, en cuotas, débito automático y consumos en un pago y lo más importante, saber cuándo es momento de dejar de usar la tarjeta de crédito.

¿Cuán útil sería que las mujeres aprendieran finanzas desde la escolarización? Para esta especialista, fundamental. “La educación financiera es una herramienta clave porque permite a las mujeres ordenar sus finanzas para luego ahorrar y con ello invertir en alimentación, salud, educación para sus familias y cualquier objetivo financiero que se proponga”, explica.

“Las mujeres se enfrentan a una serie de desafíos para generar ingresos a lo largo de su vida, como la brecha salarial (en Latinoamérica esta se ubica en torno a 17%, de acuerdo con el informe Brechas de género en América Latina elaborado por CAF) o la necesidad de flexibilidad horaria por maternidad, o los cuidados de algún familiar, que deriva en menores ingresos. Y además, las mujeres tenemos una expectativa de vida de 5 años en promedio, por encima de los hombres”, agrega Castelli.

Toda esta realidad puede ser contrarrestada con educación financiera, ya que permite tomar decisiones informadas y enfocadas en el bienestar a largo plazo.