Mientras que en Estados Unidos y Europa es más común, en Argentina las mujeres aún tienen poca participación en el sector logístico.

Muchas empresas locales reconocen el desafío de integrarlas a sus nóminas y están camino a sumarlas tanto en actividades operativas como gerenciales.

Si bien es una actividad con cierto nivel de automatización, la logística es un sector muy dependiente del ser humano y en este contexto, las mujeres tienen habilidades diferentes a los hombres, por eso la importancia que formen parte de la industria. 

“En sintonía con el país y el mercado laboral mundial, las empresas buscan tener una plantilla laboral cada vez más diversificada donde la mujer debe tener un rol más importante: integrar cada vez más mujeres es uno de los grandes desafíos para los años que vienen” comenta Gabriel Garcia, Director de Operaciones de Celsur Logística.

Cabe destacar que la actividad logística creció mucho en los últimos años, especialmente la de última milla: fue uno de los sectores que salió ganando de la pandemia y hoy busca hacer frente a las nuevas demandas de personal para sostener ese crecimiento.

“En cuanto a las capacidades demandadas, depende mucho de la actividad específica que se deba realizar. Los puestos medios y gerenciales tienen alta demanda “hard” (ingenieras, licenciadas en logística y administración, contadoras, etc.). En puestos más operativos, el título secundario es mandatorio porque se debe convivir con máquinas avanzadas que obliga a que los operarios y operarias tengan un alto nivel de capacitación y conocimientos específicos para poder desarrollar la función” finalizan desde Celsur Logística.