La capacitación es fundamental, pero aún así la fuga de talentos se acrecienta y la brecha entre los que buscan trabajo y las posibilidades y condiciones laborales a nivel local cada vez es más grande.

Actualmente existe la idea de que uno de los grandes desafíos que enfrentan las empresas es encontrar y retener talentos. Mientras que del otro lado hay personas repensando sus ocupaciones, formándose y buscando oportunidades laborales. La economía global está cambiando; los trabajos y puestos requieren de nuevas habilidades y esto es algo importante que las empresas vean. Es clave que el sector empresario y sobre todo los responsables de recursos humanos, se comprometan con el trabajo no sólo de hoy sino también del futuro y sean permeables a sumar perfiles con nuevas maneras de hacer las cosas.  Esto es lo que lograría achicar la brecha entre habilidades y oportunidades laborales en nuestro país.

Las oportunidades para la fuerza laboral para lograr una real transformación económica del país necesitan un cambio y esto exige que todas las organizaciones trabajemos juntas con una misma misión. Actualmente, las empresas de tecnología, están muy comprometidas con el contexto laboral actual, entendiendo en donde están las oportunidades de crecimiento. Estas empresas cuentan con las herramientas, conocimientos y servicios para acompañar a los talentos en su formación y crecimiento. Aunque puede ser un proceso que requiera de inversión de tiempo y recursos, ser capaz de comprender las nuevas habilidades que se pueden sumar a la organización puede resultar un gran beneficio. El lado positivo de priorizar talentos con nuevas habilidades y las tendencias del mundo actual es que incentivan la disponibilidad de cada vez más talentos para la industria local.  Las empresas deben abrazar el cambio de paradigma laboral ya que sobre todo, las nuevas generaciones, tienen expectativas diferentes y son las que buscan sumar y aportar sus conocimientos. Acompañar estas nuevas tendencias y adquirir una nueva mirada es clave para poder amalgamar las necesidades de los talentos con los objetivos de las compañías

Si las compañías no se flexibilizan, no se hacen más permeables y no abandonan la estandarización de los puestos, dando lugar a nuevas capacidades, tendrán graves consecuencias en un mediano plazo. Como en casi toda búsqueda la experiencia es lo que se tiene en cuenta. Sin embargo, hay sectores, como el tecnológico, que están invirtiendo en formación y capacitación, para que más talentos puedan ofrecer su potencial y que no sean dejados de lado.

Las empresas nos enfrentamos a una nueva realidad laboral que, lejos de verse como un problema, debería contemplarse como una oportunidad para mejorar el negocio.

Autor: María Laura Palacios, CEO de G&L Group