Nobel de Economía a profesora de Harvard por sus estudios sobre brecha laboral de las mujeres

Claudia Goldin es la tercer mujer en ganar el galardón de la Academia sueca en Economía. Estudió los factores clave en las diferencias de género en el trabajo actual y a través de la historia.

Por «ampliar la comprensión sobre los efectos de la participación de las mujeres en el mercado laboral», la profesora de la Universidad de Harvard, Claudia Goldin ganó este lunes el Nobel de Economía que otorga la Real Academia Sueca de Ciencias. En 95 años solo 3 mujeres han ganado el premio en la categoría Economía.
“Gracias a la pionera investigación de Goldin, ahora sabemos mucho más sobre los factores subyacentes y qué barreras pueden tener que abordarse en el futuro”, explicó Jakob Svensson, presidente del Comité del Premio en Ciencias Económicas.
Su investigación implicó años de rastreo de archivos y recopilación de información, abarcando más de 200 años de datos sobre la mujer en el trabajo en los Estados Unidos. Con esta información pudo demostrar cómo y por qué las diferencias de género en ingresos y las tasas de empleo se fueron modificando con el tiempo. Así concluyó, por ejemplo, que la participación femenina en el mercado laboral no tuvo una permanente tendencia ascendente, sino que tuvo caídas, formando una curva en forma de U.

Así concluyó que la participación de las mujeres casadas en el ámbito del trabajo, disminuyó al pasar de una sociedad agraria a otra industrial, a principios del siglo XIX, para luego aumentar nuevamente al ir creciendo el sector de servicios, a principios y durante el siglo XX. Goldin explicó este patrón de comportamiento como resultado del cambio estructural y evolución de las normas sociales con respecto a las responsabilidades de las mujeres en el hogar y la familia.
Más cerca en el tiempo, Goldin destacó la importancia que tuvo el acceso a la píldora anticonceptiva en los años 60s, hecho que juzgó como revolucionario, al ofrecer nuevas oportunidades a las mujeres en su planificación profesional.
Pero, a pesar de la modernización, el crecimiento económico y el aumento de la proporción de mujeres empleadas, durante el siglo XX la brecha salarial entre mujeres y hombres apenas se cerró. Según la profesora premiada, parte de la explicación se debe a las decisiones educativas, que afectan las oportunidades profesionales de toda una vida, se toman a una edad relativamente joven. “Si las expectativas de las mujeres jóvenes están formadas por las experiencias de generaciones anteriores (por ejemplo, sus madres, que no volvieron a trabajar hasta que sus hijos crecieron), entonces el desarrollo será lento”, indicó.
En sus estudios, Goldin – nacida en 1946 en Nueva York y doctorada en Economía por la Universidad de Chicago – demostró que, actualmente, la mayor diferencia de ingresos se da entre mujeres y mujeres en la misma ocupación, ya que surge en gran medida con el nacimiento del primer hijo.

Claudia Goldin
Goldin participa en la Universidad de Harvard del “Desafío Mujeres Universitarias en Economía”, iniciativa que alienta a más jóvenes mujeres a especializarse en economía. El programa financia y orienta anualmente a 20 escuelas seleccionadas al azar. Es autora y editora de varios libros, entre ellos Understanding the Gender Gap: An Economic History of American Women (Oxford 1990), y A Historical Approach to Political Economy (University of Chicago Press 1994). Su libro The Race Between Education and Technology (con L. Katz; Belknap Press, 2010) fue ganador del Premio R.R. Hawkins 2008 por ser el trabajo académico más destacado del año en todas las disciplinas. Sus artículos más influyentes refieren a la historia de la búsqueda de una carrera y una familia por parte de las mujeres, la educación mixta en la educación superior, el impacto de la “píldora” en las decisiones profesionales y matrimoniales de las mujeres, los apellidos de las mujeres después del matrimonio como indicador social, las razones por las cuales las mujeres son ahora la mayoría de los estudiantes universitarios y el nuevo ciclo de vida del empleo femenino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *